“Decidme: ¿tanto la amáis?.”

“Decidme: ¿tanto la amáis?.”

Ella es la húmeda frialdad que tocó mi piel, y que al mismo tiempo, más calor dio a mi vida.

Es la esperanza que ves en mis ojos, aún con su similitud a la tristeza.

Es aquella que me hace correr descalza y olvidar que puede ser mi enfermedad , ya que es mi única cura.

 

yeye

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s